Publicado el por & archivado en Buenas prácticas, compliance, Privacidad.

La mensajería instantánea segura es fundamental para mantener conversaciones confidenciales en el entorno digital. Sin embargo, para garantizar la confidencialidad absoluta de la información de principio a fin, deben cumplirse una serie de compromisos que no sólo afectan a la aplicación móvil, sino también al usuario de ésta.

A raíz de ello, hemos preparado un Decálogo de buenas prácticas para mantener conversaciones confidenciales mediante mensajería instantánea:

  • Asegurar que la app cuenta con cifrado de extremo a extremo.

  • Garantizar la supresión, técnica o manual, de los mensajes al final de la conversación(tanto emisor como receptor).

  • Asegurar la inhabilitación técnica de capturas de pantalla durante la comunicación.

  • Utilizar un protector de pantalla polarizado (tanto emisor como receptor).

  • Evitar abrir conversaciones en sitios públicos o concurridos.

  • Impedir técnicamente la previsualización de notificaciones push.

  • Habilitar un código de autobloqueo en la propia app.

  • Utilizar apps que cuenten con servidores en la UE o estados con niveles de protección equivalentes.

  • Evitar la transmisión de archivos adjuntos salvo que que la app cuente con un antivirus de adjuntos.

  • Contar con métodos ‘Antihacking’ avanzados que impidan técnicamente suplantaciones de identidad.

 

 

Al hilo de lo exigido por el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), antes de utilizar una aplicación móvil es necesario realizar un análisis de riesgos y, en su caso, una Evaluación de Impacto en materia de Protección de Datos.

Los comentarios están cerrados.